lunes, 30 de abril de 2012

La historia de mi parto y mis dificultades con la lactancia materna


Al final he decidido contar la historia de mi parto y mis dificultades con la lactancia materna. Si alguna futura mamá está leyendo esta entrada queda avisada de que lo que voy a contar, en concreto, sobre mi experiencia en el parto, no tuvo nada de maravilloso para mí. Lo que si le quiero transmitir es que la maternidad me ha cambiado la vida y me siento super dichosa de ser Mamá, lo del parto fue un mero trámite que tuve que pasar para tener a mi bebé.

Justo cuando iba a cumplir las 40 semanas de embarazo, me ingresaron para inducirme el parto, porque dijeron que había perdido algo de líquido amniótico. Eso fue un viernes a las 13h y me informaron que se iba a seguir el protocolo habitual en estos casos. Es decir, primero me pondrían algo de oxitocina para ver cómo reaccionaba el bebé y al día siguiente me pondrían unas tiras vaginales para ablandar el cuello del útero para ver si empezaba a dilatar por mi cuenta. Si no me ponía de parto, entonces al día siguiente me pondrían de nuevo otra tira vaginal y, si finalmente no prosperaba, entonces al 4º día de estar hospitalizada, me pondría oxitocina hasta que pariese.

Lo que pasó es que no me puse de parto y el lunes por la mañana empezaron a meterme oxitocina por un tubo (nunca mejor dicho!) hasta que a las 22h la ginecóloga, que me revisó esta última vez, me dijo que me había estancado en 8 cm y que esa cabeza no iba a salir por ahí. Durante estas 13 horas estuve acompañada en todo momento por mi pareja que me ayudó muchísimo (no os podéis ni imaginar cuánto) a llevar mejor el trance. Entonces me llevaron a quirófano para practicarme una cesárea y me inyectaron otra vez anestesia epidural pero, cuando estaban a punto de rajarme, me di cuenta de que estaba sintiendo las contracciones de nuevo, así que se lo comuniqué al personal y me dijeron que entonces tendrían que ponerme anestesia general. Así que, no me enteré de nada y cuando me desperté por primera vez sentí la carilla de mi bebé contra mi cara y como estaba tan adormilada no pude ni reaccionar y me volví a dormir. La segunda vez que ví a mi bebé me estaban llevando en camilla para reanimación y mi pareja lo tenía en brazos y, con una sonrisa de oreja a oreja, me lo mostraba para que pudiera ver lo hermoso que era.

Estuve hasta las 4 de la madrugada en reanimación, desesperada por llegar a la habitación y ver, tocar y sentir a mi bebé. Os confieso que fue el día más duro y más largo de mi vida pero, a pesar de ello, lo volvería a repetir cien veces si fuese necesario para tener a mi hijo a mi lado.

Durante mi estancia en reanimación, mi pareja estuvo todo el tiempo con nuestro bebé. Yo le había contado en el embarazo la importancia de hacer el "piel con piel" al recién nacido y él, sólo en la sala postparto, no se lo pensó 2 veces y decidió quitarse la camiseta y ponérselo en el pecho. Lo que no se esperaba es que nuestro pequeño se pusiese a escalar por los pelos de su pecho. Tuvo que quitarle varios pelos que se le quedaron enredados en sus manecillas así que, viendo lo sucedido, decidió ponerlo de nuevo en la cuna térmica. A mí me lo contó después, cuando llegué a la habitación, y aluciné. Me dijo que fue muy especial para él, que sintió una ternura increíble cuando lo tenía en sus brazos y que fue la cosa más increíble que le había pasado en la vida.

Cuando llegué a la habitación, allí estaba, en su cunita, durmiendo plácidamente. Así estuvo lo que quedó de noche y casi todo lo que duró el día posterior a su nacimiento. En cuanto pude me lo puse al pecho pero estaba profundamente dormido. Además, como tengo los pezones planos, sabía que podía tener alguna dificultad, así que llamamos a la enfermera para que me ayudase y me diese algunos consejos. Ella estuvo estimulando mis pezones pero nada, se metían para adentro en vez de salir hace fuera y, a pesar de intentarlo varias veces en la madrugada, mi bebé no quiso mamar. Pasé toda la noche sin pegar ojo, observándolo todo el tiempo, oyendo su respiración, y por la mañana, lo volví a intentar con la ayuda de mi pareja, pero tampoco quería, así que volvimos a llamar a una enfermera para que me ayudase y nada. Al cabo de varias intentonas, incluso con unas pezoneras que me compré por si esto pasaba, le dimos un biberón de los que me facilitaron en el Hospital y eso si que lo cogió rápido.

Durante los días que estuve hospitalizada seguí poniéndomelo al pecho pero siempre lloraba y no chupaba y, después de unos minutos, le daba un biberón. Allí mismo tuve la subida de leche por lo que, al no mamar mi bebé, me dio fiebre y el pecho se me puso supercongestionado. Una enfermera me dijo que si no me sacaba esa leche ya, me iba a dar una mastitis y que había un sacaleches que podía usar pero que no se esterilizaba por lo que tenía que tirar lo extraído. Y así lo hice varias veces durante el día e incluso la noche en un cuartito que tenían en el hospital. Era un sacaleches eléctrico de Medela de uso hospitalario que permite extraerte de los dos pechos a la vez. Cuando salí del hospital fui directamente a una Farmacia y me compré el extractor eléctrico modelo Swing de Medela con la idea de seguir extrayéndome la leche y dársela a mi bebé en un biberón.

Al principio no sacaba suficiente para una lactancia en exclusiva así que lo compaginaba con algunos biberones de fórmula. No obstante, conforme iban pasando los días y más me extraía, más producía pero no lo suficiente y tuve que seguir con la lactancia mixta. Menos mal que mi pareja tuvo, además del permiso de paternidad, un mes de vacaciones porque, sin su apoyo y ayuda, no hubiese podido atender al bebé el tiempo que duraba cada extración.

Yo de todas maneras, en mi empeño por darle de mamar, me ponía al pecho de vez  en cuando y conseguí en 2 ocasiones que succionara durante un minuto más o menos pero luego se apartaba y lloraba hasta que lo dejaba tranquilo. Para mí fueron muy emocionantes esos 2 momentos. Cuando a los 4 meses, le salió el primer diente, desistí ;)
Pasaron los meses y llegué incluso a conseguir 200 ml por extracción así que reduje a solo tres veces al día el ponerme “el aparatito”. Y es que, a pesar de que mi hermana venía a quedarse con mi bebé por las mañanas mientras lo hacía y mi pareja el resto del tiempo, me suponía estar más de 3 horas al día sentada en una silla conectada al extractor. Además, aunque me acostumbré a él y me resultaba cómodo su uso (aprovechando esos momentos para conectarme a Internet), mis cervicales empezaron a resentirse bastante.

A esto se le sumó que hace algo más de un mes tuve una tendinitis en la muñeca izquierda (según el médico es muy habitual en las madres) que me dificultaba bastante mi labor, por lo que, al estar menos tiempo, conseguía menos cantidad. A día de hoy, sólo me extraigo, una vez por la mañana y otra por la noche, y obtengo entre 150 y 180 ml en total.

Mañana mi bebé cumplirá 8 meses y medio practicando durante todo este tiempo la lactancia materna diferida y, me estoy pensando seriamente si dejar o no la lactancia materna. Me está siendo muy difícil tomar esta decisión. Muchas veces me digo, “ya he cumplido mi sueño de darle el pecho a mi hijo aunque no sea mamando y tenga que usar un biberón”. Yo me siento muy orgullosa de que, por mi tozudez, haya conseguido llegar hasta aquí. Otras veces pienso que soy muy afortunada ya que muchas mujeres, aún deseándolo, no han conseguido instaurar la lactancia. También en ocasiones me pregunto que, ¿y si hubiese estado mejor asesorada? ¿y si hubiese ido a un grupo de apoyo a la lactancia? ¿y si hubiese insistido con las pezoneras? ¿y si…? Pero mi historia con la lactancia ha sido así y aun así, me alegro muchísimo de haber llegado hasta aquí.

Y vosotras ¿qué haríais en mi lugar?

¿A alguien le ha pasado algo similar? 

Espero ansiosa vuestros comentarios.

34 comentarios:

  1. Hola!
    Yo he de decir que ni mi embarazo, ni mi parto, ni mi post-parto fueron fáciles. Pero a pesar de esto, volvería a repetir sin pensarlo 2 veces, y es que ser madre es lo más bonito que me ha pasado nunca.

    Mi hijo nació muy enfermo y perdió un riñón. Por mucho que quise darle el pecho no pude, me lo ingresaron a los pocos días de nacer y me aconsejaron que por el bien de los 2 dejase de intentar darle el pecho ya que mi hijo no era capaz de sacar la suficiente leche como para hidratarse y nutrirse bien y peligraban sus riñones.

    Tuve que desistir y darle biberón por su bien. Me sacaba la leche pero la tenía que tirar ya que me tuvieron que medicar por varias complicaciones durante el post-parto, ya que nunca tuve tiempo de descansar los supuestos 15 días que te recomiendan por la enfermedad de mi hijo, que me hizo pasarme semanas interminables en el hospital.

    He de decir que todo el personal médico se portó muy bien conmigo y con mi hijo, y que tuve la gran suerte de tener a mi marido y mis padres ayudándome en todo momento.

    Me hubiese encantado darle el pecho a mi hijo y al principio me enfadé conmigo misma por no ser capaz de sacar la suficiente leche como para que mi hijo estuviese bien nutrido e hidratado. Pero enseguida me di cuenta que era una tontería y que con biberón mi hijo se estaba criando igual de bien y que tenía una ventaja que no había visto hasta el momento... cualquier persona podía darle la toma, por lo que yo podía descansar más y recuperarme antes.
    A si que, por muy malo que nos pueda parecer y por muchos inconvenientes que surjan por el camino, todo tiene siempre su parte buena.

    Mi hijo se ha criado bien, pese a su enfermedad es un niño sano y con una vitalidad y una fuerza increíble. Tiene sus revisiones todos los meses para controlar que el riñón que le queda no tenga ningún problema, pero por lo demás es un niño sano, criado con biberón.

    Animo a todas esas madres que se han visto abatidas por no poder dar el pecho a sus hijos a que vean la parte positiva, y que no se vengan abajo, que luchen si es lo que quieren, pero que si no lo consiguen no pasa nada!!

    Un beso muy fuerte a todas las mamis, todas os merecéis lo mejor!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío,

      Tu historia es muy conmovedora y te agradezco que la hayas compartido porque puede hacer que otras mamás se den cuenta de que, si no es posible dar el pecho a su bebé por los motivos que sean, no es un obstáculo para no disfrutar de una maternidad plena.

      Durante el embarazo leemos todo lo que encontramos sobre la lactancia con la intención de que cuando llegue el momento de amamantar a nuestro bebé todo vaya sobre ruedas pero no siempre es así. Creo que nosotras mismas nos exigimos demasiado en esto de la maternidad y a veces nos sentimos culpables cuando no algo no funciona bien.

      Mi experiencia con la lactancia es diferente a lo habitual porque no amamanto a mi bebé pero, eso no me hace sentirme menos orgullosa y, ¡claro que me encantaría sentir como mi hijo se alimenta de mi pecho directamente! Amamantar debe ser una experiencia tan especial que vale la pena luchar por ello pero, como tú bien dices, si no se consigue, pues no pasa nada.

      Besos.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por darme la oportunidad de poder compartir mis experiencias como madre.

      Tienes toda la razón del mundo, realmente somos nosotras mismas las que nos exigimos mas que nadie, las que queremos estar a "la altura" de las circunstancias. Pero no es sano hacer eso, yo me di cuenta de que mentalmente no era sano exigirme tanto, que los demás no te van a dejar de querer, ni a valorar de forma negativa como madre, que tu hijo te querrá igualmente de una forma u otra y que por no darle el pecho no destruyes ese vínculo que os une. Ese vínculo va más allá de todo eso.

      Está claro que hay que ser fuertes y no desistir a la primera complicación, pero también hay que aceptar los pequeños golpes que nos da la vida y saber llevarlos lo mejor posible. Con el tiempo te das cuenta de que lo que a primera vista te parecía un mundo luego... no lo era tanto!

      Un Beso enorme!

      Eliminar
  2. Hola! Tienes un regalito en miblog, pásate a recogerlo cuando puedas!! Besos!
    http://elmonpetitdelapluja.blogspot.com.es/2012/05/un-premio-en-forma-de-ramo.html

    ResponderEliminar
  3. Hola ante todo pedirte disculpas por el retraso pero estando mi hijo en casa se adueña del portátil y no me lo deja....ya verás cuando ese pequeño que tienes cumpla 18 años!!! te acordarás de todas las veces que te has extraído la leche....al margen de esto es una historia preciosa digna de ejemplo para las madres jovenes y lo dice una mujer de 50 que ha tenido 3 hijos que a la primera no pudo darle el pecho como mencionabas tu... porque le sentaba mal....pero que gracias a Dios a los otros si pude....y es algo maravilloso ademas de beneficioso para ellos pues les das muchas defensas....tu experiencia me ha conmovido y emocionado...por unos momentos me has hecho volver a sentir aquellos momentos y unas lagrimas de emoción han recorrido mis mejillas gracias amiga por contármelo y eres una madre maravillosa...un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas graciasss a ti por tus comentarios! Eres muy amable! A mi se me saltaron unas cuantas lagrimitas escribiéndolo, recordando esos momentos tan intentos.
      Ufff 18 años! Jajajaja, todavía ni me lo imagino. Ahora sólo pienso de vez en cuando, ¡ay cuando empiece a andar! o ¡Qué ganas tengo de llevarlo a la playa! ¿Le gustará? o ¿cómo le irá en la guardería? o cosas así más a corto plazo.
      Besos

      Eliminar
    2. Todo eso llegará a corto plazo pero los 18 años llegan antes de lo que imaginas.....me parece que fue ayer cuando nació y fijate....me casé hace 30 años y tengo una chica de 29, una de 25 y él de 18....cuando lo pienso no me lo creo...tengo los recuerdos tan presentes que no me parece que hayan pasado tantos años....y lo mismo te pasará a ti, por eso disfruta de él ahora que puedes cuando se hacen mayores ya no puedes de la misma manera....bueno querida no te canso un beso.

      Eliminar
    3. Tienes toda la razón porque yo siento que fue ayer cuando nació mi chikitillo y fíjate ya han pasado 8 meses y medio!! Gracias por el consejo. Aprovecharé ahora para comérmelo a besos que luego no me dejará. Besos

      Eliminar
  4. Guapa, no te había leído. He llorado cuando cuentas que notaste la carita del bebé después de esa odisea y estabas tan drogada que te quedaste dormida. Has sido muy valiente con la lactancia. Nadie explica lo difícil que es. A mí en el hospital también me dijeron lo de los pezones planos y las pezoneras (obviamente ni las compré. No sirven de nada!) Me obligaron a darle bibe a mi niña en sus primeras horas de vida porque decían que en la vida podría darle el pecho con normalidad. ¿Y sabes qué? Que estuve dándoselo hasta que cumplió un año sin dificultad ninguna. Cuando me reincorporé al trabajo me la extraía y me pasaba como a ti, que me tenía que estar horas para sacarme 60 míseros mililitros. Pero no desistí mientras que mi hija lo necesitara. Luego vi que ya no lo necesitaba tanto y poco a poco fue bajando el ritmo y se acabó de forma natural. Mi consejo es ese, que sigas hasta que se acabe naturalmente, que no se lo 'arrebates' de forma artificial. El pecho hace mucho bien, mucho mejor si lo toma directamente del recipiente natural, claro, pero están comprobadas las virtudes de la leche materna aunque se dé con bibe. Mi niña no se puso mala en el primer año de vida, pero te hablo de que no tuvo ni 4 mocos ni unas décimas de fiebre ni nada de nada! Hay demasiadas ventajas como para acabarla si puedes seguir. Pero eso siempre es una opción muy muy personal. Ánimo y felicidades. Eres una campeona!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por haber podido dar de mamar a tu hija Carlota a pesar de las dificultades.
      Quiero agradecerte tu sinceridad al aconsejarme que siga con la lactancia y que, en todo caso, se acabe de forma natural pero, creo que si sigo con el sacaleches todos los días como hago siempre, no se va a reducir la producción hasta acabarse sin más. No sé, estoy echa un lío.

      Eliminar
  5. Me encantan estas historias... sacan lo mejor que tenemos dentro de nosotras. Independientemente de lo que ocurra después, sin duda hacen aflorar sensaciones y sentimientos llenos de ternura, lucha y emoción. Todas las mamis tenemos una, y la tuya es tan bonita como la que más. Espero poder contarte un día la mía ;) Yo también tenía los pezones planos y estuve un tiempo con pezoneras, pude retirarlos con ayuda y ahí seguimos... entiendo que estés hecha un lío. Es una decisión complicada y desde luego muy personal. Tendrás que buscar muy dentro de tí, y aislarte del mundo y de lo que te diga la gente y pensar que es lo que TÚ quieres hacer. Te aseguro que te entiendo perfectamente. No tienes que dar cuentas, ni tacharotra tarea de alguna lista. Esto es más difícil. Ten por seguro que eres una luchadora y una MAMÁ con mayúsculas. Un beso muy fuerte y de todo corazón te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tane por tus palabras!! Son muy halagadoras! La verdad es que llevo un par de meses dándole vuelta al tema y al ver que no me decidía ha sido cuando he querido compartirlo con otras mamás para conocer otras opiniones y otras historias similares.
      Me encantaría que me contaras un día la tuya. Besos y feliz día de la madre!!!

      Eliminar
  6. Que maravilla de historia aunque mi terror es no poder dar de mamar creo que le tengo mas miedo a eso que al parto ya que estoy de 36+5 aun ya no queda casi nada pero hay iremos viendo esta es la primera vez que me paso por tu blog y me ha gustado así que por aquí me quedo te invito a que veas mi blog un beso !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades por tu embarazo!! Ya te queda muy poquito para ver la carilla de tu bebé! Te deseo que te vaya todo muy bien. En cuanto a tu miedo, es lógico sentirlo pero no te preocupes que seguro que te irá bien. No obstante, es importante que estés informada y que leas sobre el tema o mucho mejor, ponte en contacto con algún grupo de apoyo de tu ciudad que te podrán asesorar sobre todas tus dudas.
      ¿Viste la entrada en la que comparto un pdf completísimo sobre la Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría? Te paso el link por si quieres descargártelo.
      http://preparandolallegadadelbebe.blogspot.com.es/2012/04/documento-imprescindible-sobre-la.html
      Besos

      Eliminar
  7. Hola encanto. Eres una supermamá, primero por tu tozudez por darle a tu niño de tu leche, y lo segundo por contarlo tal cual para que les pueda servir a otras futuras mamás. Eres una valiente!! Mi historia es muy diferente a la tuya. Para empezar mi parto fue genial, me puse espontáneamente a las 40+6 semanas, me pusieron la epidural y a las 6 horas y media nació mi Noemí. Tuve un problemilla en una contracción, que al parecer fue muy larga y le bajaron las pulsaciones a mi niña. En un instante me encontré rodeada de 6 o 8 personas poniéndome cosas para que reaccionara mi Noemí, que mal lo pasé después. Menos mal que todo quedó en un susto y nació estupenda, con un poquito de ayuda de la ventosa, pero genial. Mi marido me la llevó a la camilla y me la puso en mi pecho. Ese instante nunca se olvida, lo mejor de mi vida estaba encima mío. Bueno, el caso es que por más que intenté darle pecho, la subida me dio a los 6 días, y al siguiente se me fue. Y mira que me la ponía y ella se enganchaba perfectamente, pero no tuve leche para ella. Menos mal que acerté en la leche de fórmula y nunca se me ha puesto malita, solo ahora que tiene unos moquitos nada más. Bueno corazón, enhorabuena por todo el trabajo que haces. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia, te agradezco tus comentarios. Me gusta pensar que puedo ayudar a futuras mamás con lo que aquí comparto.
      Me imagino el susto que tuviste que pasar durante esos momentos, pero lo bueno es que todos esos malos ratos que podemos pasar en el embarazo y el parto se pasan y, aunque no se olvidan, los pasarías mil veces por tu bebé si hiciese falta ¿verdad? Espero verte por aquí! Besos.

      Eliminar
  8. hola Nani me gusto mucho tu historia y tu perseverancia, a mi me paso algo parecido con mi primer hijo que fue un parto dificil y como no lloró se lo tuvieron que llevar a neo, estuvo como cuatro o cinco horas ahi y no lo pude ver, solo me hicieron darle un beso y apenas vi su carita, esas horas que no estuvo conmigo sentia mucho dolor, por la contracciones que me seguian dando despues del parto, cuando vi venir a la enfermera venir con ese bollito hecho con la manta que yo habia tejido, nose, es tan dificil de explicar, cuando vi que traia a mi bebito no sentí mas dolor, fue magico, ya no sentia dolor, hasta me sentaba de rodillas en mis puntos, jeje, luego como el estaba tan cansado por el parto tambien durmio muchisimo y no habia forma de prenderlo al pecho, la diferencia es que a mi si me salia leche y mucha, pero el no tomaba y por mas que lo intenté el no tomo casi nada, durmio todo el tiempo que estuvimos en la maternidad, luego en casa empezo a prenderse pero se le llenaba tanto la boca de leche que al parecer no podia tragar, estuve a punto de desistir pero segui intentandolo hasta que por fin la leche se regulo y el tomo muy bien, como ves, tener mucha leche tambien tiene sus desventajas, yo creo que hiciste todo muy bien por que no te diste por vencida y luchaste por lo que querias, te felicito por todo tu esfuerzo y por este blog que podra ayudar a otras futuras mamás primerizas, muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlita,
      Las madres como nosotras que no hemos podido tener a nuestros bebés durante sus primeras horas de vida sabemos lo que se siente perfectamente en ese momento.
      Muchas gracias por tu apoyo y por compartir tu experiencia en tu primer hijo.
      Besos

      Eliminar
  9. Me siento muy identificada contigo porque como tu siento que me robaron el parto y las primeras horas del bebe, entiendo perfectamente como te sentiste en la sala de reanimación, porque yo pasé ¡16 horas sin ver a mis mellizos!, nacieron prematuros y los metieron a la incubadora, mientras yo me recuperaba de una cesarea y me prohibieron levantarme hasta la mañana siguiente..fue durisimo!!! Respecto a la lactancia yo tambien la inicié con sacaleches y tardé 2 meses hasta que conseguí retirarlo y ponermelos al pecho directamente (cuando ellos pesaron 3-3,5 Kg.), pasé por la fase pezonera...puedes leer mi historia en mi blog:
    http://unamamaparados.blogspot.com.es/2012/04/lactancia-multiple-no-es-un-mito-sino.html
    La verdad es que lo que a mi me ha enseñado la maternidad es que no hay 2 niños iguales, ni dos madres iguales, ni dos lactancias iguales...creo que lo mejor que puedes hacer es dejarte guiar por tu instinto mas primitivo, ese que casi nunca escuchamos pero que siempre sabe lo que tenemos que hacer, piensa que lo importante es hacer aquello que nos lleva a ser felices y que nos transforma en aquello que queremos ser.
    No me quiero despedir sin felicitarte por lo bien que lo has hecho hasta ahora, sé perfectamente el esfuerzo que supone el sacaleches, estoy segura que tomaras la decisión correcta para tí y para tu bebe.
    Animo mami!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dieciséis horas sin ver a tus hijos! Tuvo que ser muy duro para ti. En mi caso fueron algo más de 4 horas y se me hizo eterno. Quería darte mis más sinceras felicitaciones por conseguir que mamasen directamente de tu pecho después de 2 meses de utilizar el sacaleches. Es admirable!.
      Me acabo de pasar por tu blog y me he hecho seguidora tuya así que cuando termine me quedaré por allí un ratito.
      Me ha conmovido tu historia y casi se me saltan las lágrimas cuando ponías en boca de tu hijo que le ayudases, que eso le superaba.
      ¿Os dais cuenta de lo increíble de Internet? Como acorta las distancias y nos conecta entre mamás de todo el mundo que queremos compartir lo mismo, nuestras vivencias en el embarazo, el parto y la maternidad.
      Muchas gracias por tus apoyo!
      Un beso

      Eliminar
  10. Todas tenemos un monton de cosas en comun y este es nuestro punto de encuebtro y apoyo mutuo. Gracias por leerme;)
    Si te apetece puedo contar tu historia con la lactancia en mi blog en una entrada que se llama : "madres unidas por la leche", servira para animar a muchas madres como tu, por supuesto con un enlace a tu blog, ya me diras si te apetece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí! Muchas gracias por pensar en mi historia. Me encantará leerlo cuando lo publiques.
      Un beso

      Eliminar
  11. Acabo de descubrir el blog y me encanta. Decirte que mi parto tambien fue duro, al final dilate yo sola, no hizo falta provocarlo pero luego Isaac venia de cara y no salia, el resultado fue un desgarro de cuarto grado por los forceps, pero salio todo bien. El salio pefecto, no tuvo contracturas que es lo habitual y peso 4,070g. Lo pusieron en la incubadora hasta que a mi me remendaron, mas de media hora y ya en recuperacion, me lo trajeron llorando y pude difrutar de darle el pecho a los pocos minutos de nacer. Yo habia leido mucho sobre el tema y nunca fui a clases de lactancia, pero cogio el pezon a la primera y no se despego en un buen rato. Isaac estuvo mamando hasta los 15 meses, primero solo leche materna y a partir de los 4 y medio casi cinco, tuve que empezar con la fruta y luego el pure, pq me incorporaba al trabajo, a veces habia que darle un bibe de leche de formula pq yo no me podia sacar suficiente como alimentarlo a el y que le dieran en mi ausencia. Decidi que por un bibe no le iba a pasar nada y preferi disfrutar los momentos que estuviera con el.
    Decirte que eres una valiente pues contra viento y marea te empeñaste en darle el pecho, esto te lo digo pq desde mi experiencia te dire que tambien te critican si le das mucho tiempo la teta, todaviaaaaa, pero dale un biberon ya y asi tu descansas...y comentarios por el estilo. Incluso los que pensaban que por mi forma de ser jamas lo logaria, soy muy temperamental y muchos dicen que no tengo paciencia, se sorprendian al ver que seguia . En cuanto a dejar la lactancia en tu caso es mas dificil esperar a que se retire sola, pq si extraes te viene, en mi caso te dire que fue Isaac el que dijo que no queria mas tetita y poco a poco se me fue retirando de manera natural, yo no tome nada nunca, es curioso que cuando ya tenia casi tres años, me estimulaba un poquito el pezon y me salia una gotita de leche, que cosas. Ahora estoy de cinco meses y espero hacer lo mismo otra vez, para mi fue la mejor epoca y lo recuedo con nostalgia.

    besos , ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco Ana que hayas compartido tu experiencia! Cuatro kilos! Qué hermosura de niño! El mío también salió criado, como se suele decir, pesó 3,760 kg. Me alegro de que todo te fuese bien y que pudieras darle de mamar tanto tiempo.
      Mi enhorabuena por tu embarazo! Espero verte por aquí! Saludos.

      Eliminar
  12. ¡Hola! Me quedo por aquí para conocerte.
    Me ha encantado lo que hizo el papá poniéndoselo en el pecho, cuando nació. Es emocionante. Tu parto fue muy duro, pero creo que está justificado porque perdías líquido.
    Yo también tuve muchos problemas con la lactancia materna, aunque yo sí pude darle el pecho y aún estamos disfrutando. Ya lo contaré en el blog.
    Yo creo que las dificultades del principio las podemos solucionar con mucho amor y mimos, con mucho contacto físico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Espero verte por aquí!
      Cuando me lo contó al llegar a la habitación no me lo podía creer, no sabía si llorar o reír. Me dijo que cuando lo dejaron solo con nuestro hijo dice que no sabía qué hacer, y recordó que yo le había hablado de la importancia del piel con piel y de que le dije que si la no podía por lo que fuese la madre que el padre podía hacerlo también.
      Besos

      Eliminar
  13. Acabamos de descubrirnos, vaya comienzo complicado, pero a cabezota no nos gana nadie. Enhorabuena por cumplir tu sueño, pese a las dificultades. Para mí ha sido relativamente fácil, pero soy consciente de que no siempre es así. Pero como tú bien dices, no importa lo duro que sea, lo volveríamos a repetir encantadas. Un beso y nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
  14. Hola bonita!!

    Muy conmovedora tu historia...me ha emocionado mucho! eres una gran mama y una gran luchadora, quien la sigue la consigue y tu erfes una muestra!!

    Mi embarazo fue un poco dificil pk la pekeña tenia prisa por nacer y d 28 semanas me ingresaron con contracciones de parto y desde entonces pues reposo, reposo, reposo, mas reposo y pastillas para frenar las contracciones... me dejaron dejar de tomar las pastillas en la s38 y al dia siguiente ya nacio lauri, mira si tenia prisa ajjaja

    Como tu dices, a pesar del miedo del embarazo ( encima antes de este embarazo tuve un aborto) y las complicaciones, sin duda alguna SIEMPRE volveria a pasar por todo...el ser mama es el mayor regalo k puede darnos la vida!!

    Yo siempre digo k lo mejor de mi embarazo fue mi parto, fue algo maravilloso, un parto muy bueno y la mejor recompensa verle la carita a mi chikitina, k nada mas nacer me sonrio! fue el dia mas emocionante de mi vida...

    Me he emocionado con tu parto y con tu marido...y tu una campeona y k bien que pudieses contar con ayuda para poderte sacar la leche pk no siempre la gente esta en los momentos dificiles!!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Lauri,
      Me alegra verte por aquí!
      La verdad es que no me puedo quejar porque he tenido mucho apoyo y ayuda en ese sentido tanto de mi pareja como de mi familia.
      Muchas gracias por esas palabras tan halagadoras. Me consta que tu también eres una supermamá!
      Besos

      Eliminar
  15. Me ha gustado leer tu experiencia, y la verdad es que lamento que no te fuera tan bien como a mi. Yo he tenido dos cesáreas. Pero respecto de la lactancia he sido muy afortunada, ya que no he tenido el más mínimo problema, ni tan sólo una grieta, y llevo casi 7 años seguidos dando el pecho. Empecé cuando nació mi hijo mayor, seguí durante el embarazo del segundo, en tandem con los dos, y ahora aún le sigo dando al pequeño. Me da mucha pena que haya tantas madres que quieren dar el pecho y que no se les logra. Te doy la enhorabuena por esa lactancia en diferido que has llevado a cabo durante tantos meses. ¡Tienes motivos para estar bien orgullosa!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! La verdad es que sí que eres afortunada! Mis felicitaciones! Y te agradezco mucho tus palabras! A pesar de todo y tras haber pasado el tiempo yo también me sigo sintiendo orgullosa de haber podido darle mi leche aunque haya sido con biberón. Saludos

      Eliminar
  16. Me he emocionado al leerte otra vez. Ya lo hice hace unos meses cuando estaba embarazada y ahora que tengo a mi bebita conmigo valoro mucho mas tu experiencia. Hasta que no pasas por estos momento no sabes cómo va a ser , ni qué vas a sentir, ni cómo vas a actuar. Recuerdo cuando la matrona me preguntó antes de parir si quería dar el pecho y mi respuesta fue: " si puedo..." ella me respondió: " si tu quieres puedes" y la verdad que esa seguridad que me transmitió me ayudó para no tirar la toalla durante mas de un mes. Te cuento cómo fue mi experiencia: pude dar a luz de la forma mas natural ( aunque tuvieron que usar ventosa) y el momento en que me,pusieron a mi preciosa niña encima de mi pecho pensé que ya nada en el mundo podía ser tan maravilloso. Nació con hipoglucemia por su gran tamaño y tuvieron que darle 2 jeringas de leche para nivelar la glucosa. Enseguida me la pusieron al pecho y se enganchó de maravilla pero era tan grande que necesitaba alimentarse cada 2 horas. La primera noche lo pasé fatal porque perdió demasiado peso y yo,ante el miedo que la ocurriese algo , pedí que la dieran un biberon. Gracias a dios, no me hicieron caso las enfermeras y me insistieron para que continuase cada 2 horas poniéndola al pecho. Así durante 15 días, hasta que vi que realmente mi hija estaba engordando gracias a mi ímpetu y cabezonería de querer darle, mamar. Al mes de nacer sufrí una mastitis que venia acompañada de unos dolores horribles que llevaba sufriendo desde el primer día. Pero no me quería rendir. Quería seguir teniendo esos momentos únicos y maravillosos con mi bebe. Tuve que lidiar con mucha gente que me insistía para que lo dejara e incluso con mi marido,que aun apoyándome en mi decisión, no podía verme tan dolorida. Pero gracias a una fuerza que aun no se de donde sale, pude continuar con la lactancia hasta fecha de hoy ( mi nena tiene ya 7 meses) He pasado por no saber si iba a dar pecho , a rogar biberon en el hospital , a no querer desprenderme de ella. Debo agradecer a la enfermeras del hospital que me ayudaran tanto porque gracias a ellas puedo seguir a fecha de hoy con la lactancia. Mi problema es que ahora estoy flojeando por tanta gente a mi alrededor que me preguntan" hasta cuando pretendo seguir", como si estuviera haciendo algún mal a alguien. Es cierto que ya he cubierto las necesidades básicas de mi bebe y ahora solo se lo doy como complementario a las papillas y purés pero me encantaría poder mantener esos momentos, cada vez menos, con mi niña.
    Te admiro porque se lo que es luchar para conseguir 150ml de leche y sobretodo la constancia y tenacidad que tuviste. Gracias a gente como tu, me dais animo para continuar pese a los comentarios de muchas personas.
    En breve querría volver a quedarme embarazada y volver a sentir lo maravilloso que es ser madre. Pero no se si debo mantener la lactancia durante el embarazo o no. En el fondo estoy muy satisfecha por lo que la he dado a mi hija en estos 7 meses pero creo que si lo dejo me voy a arrepentir. Por otro lado pienso que ya es hora de dejarlo. Estoy echa un lío.
    gracias por tu blog y por contar tu experiencia. Ser madre es lo mas maravilloso en la vida y poder sentirlo así mas aun.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vanesa por contarnos tu experiencia! No sabes cómo me gusta leer comentarios como el tuyo! Te recomiendo que no dejes que las opiniones de otras personas te afecten porque es una decisión que debes tomar tú por el bien tuyo y de tu hija. Yo pasé por esa situación y al final dejé de darle a los 11 meses y medio, justo un mes antes de volver al trabajo. Todavía hay momentos que lo pienso y no sé si hice lo correcto o no pero fue mi decisión por mi situación personal y no me arrepiento. Que sepas que decidas lo que decidas tienes por qué sentirte muy orgullosa porque lo estás haciendo genial. Un abrazo

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Tu opinión me interesa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...